Pedir informaciones

¿Desea más informaciones? Rellene este formulario

Formulario
Ventas ¿Alguna pregunta? Encuentre la persona de contacto de su zona.

Los termopares encamisados difieren de los termopares convencionales en su construcción más reducida y en su capacidad de ser doblados. Debido a estas características, los termopares con encamisado son adecuados para su uso en lugares de difícil acceso.

Construcción de termopares encamisados

Los termopares encamisados están compuestos de una vaina metálica exterior en la que los conductores interiores están integrados en una masa cerámica altamente compactado (cable con aislamiento mineral o cable MI). Los termopares encamisados son flexibles y pueden doblarse a un radio mínimo de 5 veces del diámetro de la vaina. Además, los termopares encamisados ofrecen una excelente resistencia contra vibraciones. 

Los termopares encamisados se fabrican normalmente en Inconel 600 o acero inoxidable. Inconel 600 (2.4816 aleación de Ni) es el material estándar para aplicaciones que requieren propiedades específicas de resistencia a la corrosión bajo exposición a altas temperaturas, al agrietamiento por corrosión bajo tensión inducida y corrosión por picadura en medios que contienen cloruro.

Los termopares encamisados de Inconel 600 son resistentes a halógenos, cloro, cloruro de hidrógeno y amoniaco en soluciones acuosas y las versiones en acero inoxidable 316 destacan por su excelente resistencia contra medios agresivos y también contra gases de combustión y vapor en medios químicos.

En nuestra amplia gama de termopares encamisados encontrará la versión adecuada para su aplicación.

Termopares encamisados frecuentes:

  • Tipo K: Los termopares NiCr-NiAl son adecuados para su uso en atmósferas de oxidación o gas inerte hasta 1200 °C (ASTM E230:1.260 °C) con un grosor máximo de cable.
  • Tipo J: Los termopares Fe-CuNi son adecuados para su uso en atmósferas de vacío, oxidación y reductoras o atmósferas de gas inerte. Se utilizan para mediciones de temperatura de hasta 750 °C (ASTM E230:760 °C) con un grosor máximo de cable.
  • Tipo N: Los termopares NiCrSi-NiSi son adecuados para su uso en atmósfera oxidante, atmósfera de gas inerte o atmósfera de reducción seca hasta 1.200 °C (ASTM E230:1.260 °C). Deben protegerse de las atmósferas sulfurosas. Son muy precisos en altas temperaturas. La tensión de fuente (EMF) y el rango de temperatura son casi similares al tipo K. Se utilizan en aplicaciones donde se requiere una vida útil más larga y una mayor estabilidad.
  • Tipo E: Los termopares NiCr-CuNi son adecuados para su uso en atmósferas de oxidación o gas inerte hasta 900 °C (ASTM E230:870 °C) con un grosor máximo de hilo.
  • Tipo T: Los termopares Cu-CuNi son adecuados para temperaturas inferiores a 0 °C con un límite de temperatura máximo de 350 °C (ASTM E230:370 °C) y pueden utilizarse en atmósferas de oxidación, reductoras o de gas protector. No se oxidan en un ambiente húmedo.

Las especificaciones para el uso de los termopares encamisados se refieren a versiones con contacto directo con el medio.

Los termopares tipo R, S y B también están disponibles con cables MI incorporados. Le recomendamos que consulte con su persona de contacto para aclarar el rango de temperaturas, las clases de exactitud y las dimensiones de estos termopares encamisados "nobles".

Construcción de la punta de termopares encamisados


Contáctenos

¿Desea más información? Rellene este formulario:

Lista de deseos - Documentos (0)

Actualmente no hay documentos en su lista de deseos. Puede agregar todos los documentos de la zona de download en su lista de deseos. Seleccione por ello el idioma deseado mediante el icono de la bandera.

Ha alcanzado la cantidád máxima de 20 entradas

Para recibir el enlace de download a través de correo electrónico, escriba su dirección aquí:

La dirección del correo electrónico tiene un formato erróneo.

  • 0