Ventas ¿Alguna pregunta? Encuentre la persona de contacto de su zona.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

Los sistemas de lubricación con grasa o aceite minimizan el desgaste y la fricción. Así mejoran la fiabilidad de las máquinas y la vida útil de todos los componentes  y de los cojinetes mecánicos móviles, retrasando de ese modo la corrosión y reduciendo las paradas técnicas.

La medición de presión con la ingeniería de instrumentación de  WIKA permite la lubricación del sistema con la cantidad exacta en su ubicación adecuada.

Para garantizar que se traspasa la cantidad deseada del lubricante a su posición y para prevenir un bloqueo de salida se recomienda un medidor de caudal. Sus ventajas: Optimización del consumo y por lo tanto una reducción de los costes de servicio y una mejora de sostenibilidad para el medio ambiente.

La monitorización de filtros en el depósito garantiza la lubricación sin interrupción. Esto se consigue mediante inspección visual o automáticamente con un detector de nivel en instalaciones con un depósito se encuentra en una posición de poca visibilidad. La exposición del sistema de lubricación a condiciones climáticas adversas puede provocar una elevada viscosidad del lubricante. En tal caso se debe calentar el tanque. El control de dicho calentamiento se realiza mediante una señal de un termostato (monitorización de valores límite) o un sensor (medición continua de la temperatura). Nuestro interruptor de flotador RLS-3000 es idóneo para la medición de nivel y temperatura que se efectúa con tan solo un instrumento.

de